Escenas

 

Realmente en aquella habitación compartía el retrato con la escenificación. Pero hubo un momento que me hizo dar un paso más allá. Un amigo que se dedicaba a la pintura me preguntó si quería participar en una exposición colectiva en relación a Velázquez. Me gusto la idea y me puse a pensar en como podría hacerlo. Estudié a Velázquez y versioné dos de sus cuadros. La tarea de buscar como llevarlo a cabo fue lo más interesante. Sobre todo porque aprendí mucho de quien a partir de entonces se convirtió en mi pintor favorito. Me di cuenta de que en el fondo la superficie era lo de menos.

Años más tarde descubrí que Newton, otro maestro, había tenido la misma idea sobre Venus. Sólo que él no prescindió del amor.