Paisajes y escenarios

 

 

Creo que las imágenes se pueden usar de una forma parecida a las palabras. Evidentemente sus características son diferentes, sus significados pertenecen a otro tipo de categorías, sus relaciones no se establecen con reglas definidas, su cantidad es infinita.

Podemos fotografiar sobre un tema decidido a priori o buscar esas imágenes que nos sirvan para nuestro diccionario particular para después combinarlas y hacer que cuenten cosas.

En el deambular por los sitios cotidianos o en el viaje más allá de esos lugares, con la intención previa del fotógrafo, encontramos las imágenes que podrán alimentar uno o muchos discursos, una o muchas historias.