Tierra

tierra

 

 

Hace tiempo que la naturaleza me permite entrar en ese estado en el que se hacen fotos. Ahora por diversos motivos que ni yo mismo tengo demasiado claros, en la maraña de ideas y pensamientos en la que me encuentro, ella permanece en cierta forma a la espera, infinita y omnipotente. No hay dios más mágico que ella. No hay religión más implacable. Ni redención más cierta.